El contexto verde

La magia del cine ya no es lo que era. Antes se rodaba y se visionaba el material unos días después. Un material que solo habían visto los ojos del director o del operador. Nadie más. Un tiempo después, entrabas en la sala de visionado y veías las escenas en el negativo revelado. Por primera vez. Ahí residía la auténtica magia del cine. Ese momento, en el que, tras un gran esfuerzo de puesta en escena y de ensayos, veías proyectado el trabajo de semanas, incluso meses.

Más tarde llegó el “combo”. Un pequeño monitor presente en el rodaje donde podías ver, en blanco y negro, una aproximación de lo que verías después en la sala de visionado. El director ya no era el único dueño de las imágenes. Curiosamente, en los primeros tiempos de la utilización del “combo”, había directores que se negaban a utilizarlo. Querían seguir teniendo la escena sólo para sus ojos.

Pasa el tiempo. Llegan los monitores HD a todo color. A día de hoy, conectados a la red wifi. Ya ni siquiera hace falta estar en el set de rodaje para ver en directo lo que rueda el director. Lo puedes ver en cualquier pantalla conectada a la red. En cualquier lugar.

Lo mejor de todo esto es que hace unos años volvió de nuevo la magia al cine. Un cine en el que muchas de las escenas se ruedan en grandes platós, donde el verde predomina por todas partes. Grandes forillos de chroma verdes que, luego, serán sustituidos en postproducción para integrar los verdaderos espacios donde se desarrolla la trama. Una vez más, la magia está servida. Sólo después de un largo proceso de postproducción en 3D podemos ver el resultado.

Pero de nuevo, una empresa americana ha vuelto a dar una vuelta de tuerca más, siendo capaz de integrar, esos fondos generados en 3D, en tiempo real. Eso sí, solo para los ojos de los que tengan el “combo” delante.

0 thoughts on “El contexto verde
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*