Un reciclaje hecho arte

¿Qué cosas se podrían hacer con uno de los cinco viejos y oxidados barcos restantes del ataque a Pearl Harbor? Un creativo ejemplo, lejos de museos o procesos para desmontarlo y convertirlo en chatarra, es el que Owen Buggy, el fotógrafo británico que se encontró con él por casualidad en la isla Tórtola, le propuso a su jefe, Sir Richard Branson: usarlo en un proyecto colaborativo para convertirlo en el portador de la primera instalación submarina de arte y un método para rehabilitar especies marinas nativas.

Así fue como, junto con Unite B.V.I., Secret Samurai Productions, Maverick1000 y Beneath the Waves, crearon y emplazaron una enorme estructura hueca en forma del mitológico kraken sobre The Kodiak Queen, dónde se formaría principalmente el pequeño ecosistema que daría cabida desde coral a esponjas de mar, pasando por los tiburones y las tortugas que podrían empezar a vivir a su alrededor.

Gracias a Commercial Dive Services, fueron capaces de hundir la estructura a la costa de la isla Virgin Gorda, en las Islas Vírgenes Británicas, y es mediante el próximo documental de Rob Sorrenti llamado The Kodiak Queen, que podréis ver, los curiosos, cómo se llevó a cabo la construcción y el hundimiento del kraken y su barco. Pero por ahora… ¡No te pierdas el clip a continuación!

0 thoughts on “Un reciclaje hecho arte
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

*